Ácido Hialurónico

Una piel bien hidratada es más firme y tiene un brillo más luminoso. En cambio, una piel deshidratada aparenta mayor opacidad, le falta brillo y aparece más holgada. Por otro lado, el ácido hialurónico actúa como una esponja, capaz de retener grandes cantidades de agua en la piel, y así le aporta volumen, además de reducir las arrugas y disimular las líneas de expresión y revitalizar las capas superficiales externas de la piel.

El acido hialurónico se encuentra de forma natural en nuestro organismo, especialmente en la piel. A modo de definición, el ácido hialurónico es un polisacárido del tipo de glucosaminoglucano. En otras palabras: es un tipo de azúcar.

A medida que envejecemos, el ácido hialurónico  va disminuyendo considerablemente y a los 50 años aproximadamente sólo nos queda un 50% de ácido hialurónico en nuestro organismo. Esto provoca la pérdida de volumen y de firmeza y la aparición de arrugas, y por lo tanto el envejecimiento cutáneo.

Utilizamos Acido hialurónico de bajo peso molecular: 80.000-100.000 Daltons. Está formado por redes de menor tamaño capaces de penetrar más profundamente en la piel y focalizarse en el efecto anti-arrugas y anti-edad.

Y acido hialurónico de alto peso molecular: posee la capacidad de atraer y retener hasta 20 veces su peso en agua para formar un gel elástico, ya que es un polímero disacárido que forma una película no oclusiva sobre la superficie de la piel, como una especie de almohadilla llena de agua, que mantendrá la hidratación de la misma, proporcionando mayor elasticidad, disminuye la pérdida de agua transepidérmica efecto tensor, rellenador y alisador de arrugas. Tolerado por todo tipo de pieles.

Todos nuestros serum están compuestos de Acido hialurónico.